x

Diligencie el siguiente formulario para suscribirse a nuestro boletín de noticias.

 

La identidad del diácono

Otro de los rasgos que identifican de manera plena, al diacono permanente es la dimensión de la ORACIÓN.

Orar es al diacono como el día trae la luz. es decir, es algo inherente a su condición, no solo de ministro ordenado por decisión del SEÑOR, que ha fijado en ese hombre, salido de la comunidad, un gesto de inconmensurable alcance.

La vida de un diácono en el contexto de la oración, se debe desgastar, hasta convertirse en la figura más cercana, a la oración del SEÑOR, en el huerto.

Esa oración que hace que se acerque, el corazón de un ser humano afectado por la indiferencia de la sociedad donde nos movemos, con el corazón del ALTÍSIMO, que todo lo entiende, que todo lo transforma, para lo cual solo requiere de nosotros seamos esos instrumentos donde los demás pongan su mirada, y se reconozcan hijos de DIOS.

La oración que se desarrolla en comunidad, es el escenario en que las comunidades que lidera un diacono permanente, encuentran un ejercicio de plena acción que fecunda la vida de un fiel hasta convertirlo en un fiel que acerca a los demás que estila cercanía con DIOS, pero sobre todo un fiel que  se configura con DIOS.

 

 

 

Noticias