x

Diligencie el siguiente formulario para suscribirse a nuestro boletín de noticias.

 

Lectio Inaguralis – inicio de semestre

Decreto No. 066

Pedro Rubiano Sáenz
Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia

En su tiempo

1. Que el Concilio Vaticano II, con la promulgación de la Constitución Dogmática “Lumen Gentium” restauró el Diaconado Permanente en la Iglesia occidental (L.G. 29), dejando a la Conferencia Episcopal la competencia para solicitar a la Santa Sede la aprobación en caso de adoptarlo.

2. Que la Conferencia Episcopal de Colombia en su XXIV Asamblea Plenaria Ordinaria solicitó a la Santa Sede la instauración del Diaconado Permanente en Colombia y estableció las orientaciones y normas para su institución en el país.

3. Que la Iglesia en América Latina ha reconocido en Santo Domingo una vez más la importancia del Diaconado Permanente como una adecuada alternativa para la Nueva Evangelización por el servicio de la Palabra, la Doctrina Social de la Iglesia y la comunión (S.D. 76-77).

4. Que el Diaconado Permanente en cuanto riqueza sacramental y ministerial de la Iglesia, puede responder de manera adecuada a la necesidad urgente de colaboración pastoral en la Arquidiócesis de Bogotá.

5. Que de acuerdo con los propósitos pastorales expresados durante la posesión canónica “al motivar una mayor participación en la misión de la Iglesia, se ha de tener presente entre los ministerios ordenados el Diaconado Permanente; crear el espacio para la promoción y la formación de diáconos casados que por el servicio de la Palabra de Dios den testimonio de vida cristiana, lideren la formación de pequeñas comunidades y la acompañen” (11 – II – 95).

6. Que la Arquidiócesis de Bogotá en razón de su camino pastoral y sus profundas raíces religiosas, cuenta con hombres idóneos para animar una formación hacia el Diaconado Permanente.

LI FOTO 1

FOTO 2

FOTO 4

Noticias