x

Diligencie el siguiente formulario para suscribirse a nuestro boletín de noticias.

 

Dios solo necesita de nosotros

marco de muestra

Dios sólo necesita de nosotros, “nuestras patitas”.

Sábado del mes de febrero de 2009. Hora 3.00 p.m. temperatura 25 grados centígrados. Estado de ánimo un poco cansado por la jornada.

Transitando por algún sendero de la vereda, siento un deseo de dirigirme hacia un lugar que antes no había visitado y me voy en busca de este camino, una carreterita que desciende y desciende y parece que no termina.

Ya me acerco a la quebrada y al final veo una casa, la quebrada es el límite del Municipio, tomo la zonita que me lleva a la casa, me acerco y la pitadita que no debe faltar, un poco más cerca y el bueeeenassss tardes, no aparece nadie, no puede ser, será que no hay nadie?, un tiempito y un señor que camina lento y con las manos atrás, su mirada es un poco nerviosa “ qué se le ofrece al señor “me responde, mi nombre es… soy Diácono de la Parroquia, la cara le ha cambiado al anfitrión “ siga para adentro”, me dispongo a parquear y bajarme de mi carrito.

El señor en mención se ha retirado un poco, ya estando cara a cara le empiezo a contar que la Parroquia me ha enviado a saludarlo y ponerme a su servicio en lo que le pueda ser útil; si hay niños que no han recibido los sacramentos, compartir un ratito de oración en su casa, invitarlos a acercarse a la capilla de la vereda ( privilegio grande de tener capilla allí , sólo que hay que caminar una hora y media en subida a 25 grados de temperatura) pues el próximo sábado viene el Sacerdote a celebrar la Eucaristía a las tres de la tarde, y en fin, para avisarle que yo voy a estar por estas veredas ahora los día sábados y domingos también celebraremos la liturgia de la Palabra y nos gustaría que nos acompañara ( hora y media de ida y hora y media de regreso) y así poco a poco avanza la conversación (hablo yo y el señor mira un poco incrédulo) he aprovechado para preguntarle su nombre y así el rostro de Don Vidal ha ido cambiando un poco.

En ese momento empieza a contarme que en esta casita ha vivido toda su vida y ha trabajado esta tierrita tal vez 5 fanegaditas, 3 que le dejaron sus padres y 2 que ha podido comprar en los últimos 25 años, pero sucede que las cosas han estado muy difíciles, pues le quitaron la vida hace 5 años a su hijo de 25 años, la causa, unos señores que estuvieron por aquellas tierras en años anteriores y que hicieron mucho daño por estas tierritas que siempre habían sido tan sanitas( ah! violencia ah! hermano guerrillero que el Señor tenga misericordia de ti) y este dolor no ha pasado porque de repeso no hubo castigo para el homicida, pero ahí vamos acá.

Vivo con mi señora y el otro hijo que tiene retardo mental y hay que cuidarlo mucho, porque el pobrecito no se puede valer por sí mismo, y como si fuera poco hace tres años tuve que sacar un prestamito para hacer un cultivito y tan de malas que el precio de la cebollita no dio sino pérdida y por tal razón la deuda se me ha aumentado de tres a diez millones de pesos; el acreedor me exigía el pago total y yo como pude fui hace un tiempo a llevarle un abonito de cinco millones de pesos pero el señor no aceptó y al salir de su oficina fui atracado y me robaron la plática, y la semana pasada vino a cobrarme nuevamente y me humilló como a se le dio la gana y hasta me amenazó que me quitaría la tierrita ( 49 años de trabajo) yo me puse muy nervioso, perdí la paz y le dije que si hacia esto yo no me iba a dejar quitar lo único que tenía pues he tenido la intención de pagarle, pero mire lo que había pasado que igual yo seguía trabajando y a pesar de no haber podido atender el cultivito este año en forma , que lo poco

que me quedara yo le abonaba a la deuda, pero que la tierrita no me la dejaría quitar porque de lo contrario tendría que quitarme también la vida, por eso señor cuando yo vi que llegó el carro pensé que era ese señor que venía a sacarme y con lo aburrido que he estado por estos problemas que hasta llegué a pensar en quitarme la vida, ahora le confieso que cuando vi el carro yo no quería salir y tampoco dejé salir a mi esposa (caminaba lento y con las manos atrás, llevaba un machete en las manos) es que esta vida ha sido un poco dura.

Han pasado tal vez dos horas en que ha estado hablando ahora en compañía de su esposa (creo que se han desahogado) (pienso, y ahora yo que digo?), afortunadamente me acordé que el Señor nos ha dicho que no nos dejará colgados de la brocha, y así les pude trasmitir algunas palabras de aliento.

De una piecita que hay cerca de la casa aparecen unos niños que salen como dormiditos y detrás de éstos una mujercita, a lo cual don Vidal me cuenta que es una familia de 5 niños y los padres que fueron desplazados del Tolima y ni siquiera recuerdo por qué razón aparecieron por esas tierras y como tenían la piecita desocupada y ellos no tenían donde meter la cabeza, se la ofrecieron a esta familia (la viuda dio lo que tenía) pero que aprovechaban ya que yo está allí para contarme que los niños todos están sin bautizar, y es así que llaman a la mamá y le cuentan que ya que está el señor acá veamos qué se puede hacer para al menos “salir del bautismo’ (ahora es don Vidal quien evangeliza) y justo llega el padre de los niños y así empezamos a tocar el tema.

Pensamos cómo preparar a los grandes con la catequista de la vereda y a los pequeños qué hacer para aprovechar que van a venir unos familiares próximamente; se está haciendo un poco oscuro, la tarde cae y antes de la despedida hacemos Oración, el grupo ha aumentado pues pasan por allí unos vecinos y por esto aprovechamos el momento.

Bien se acerca la despedida y la señora dice, un permisito voy a atender a mi mamá, y yo pregunto que si la señora está enferma y me dicen que no, que está viejita y tienen que ayudarla a lo cual les propongo que si quieren que el sacerdote venga a atenderla y ellos un poco sorprendidos contestan que si acaso eso se puede (el vivir tan lejos les ha hecho olvidar este derecho), que entonces sí, y de esta manera acordamos para el próximo sábado que hay celebración de la Eucaristía en la capilla, aprovechamos para pasar antes para que el sacerdote la confiese.

Ahora es miércoles de la semana de arriba y me encuentro con el padre Yarold vicario de la Parroquia, Gabriel, le cuento que la señora que visitamos el sábado y que no estaba enferma acaba de morir, como dicen las señoras, se me puso la piel de gallina, esta señora hacia 25 años no salía al pueblo, sus parientes no estaban pensando ni en médico ni mucho menos en sacerdote, pero el Señor sí sabe lo que hace y fue por esto que le comentaba al padre Jaime Mancera, nuestro párroco, que ésto me había impresionado mucho pues sentía que el Señor me había enviado allí y que Él no nos pedía ni siquiera sabiduría para ir a la gente, sino solamente necesitaba de “nuestras patitas”.

Finalmente a la señora se le pudo atender, ya los tres niños pequeños fueron bautizados y los dos mayorcitos caminan hora y media de ida y hora y media de regreso los domingos en la tarde y se están preparando para poder ser bautizados en diciembre y así también recibir el sacramento de la Eucaristía.

Ánimo que Dios sólo necesita de nuestras …………..

D.P. GABRIEL REY MORENO
Servidor en las veredas de Treinta y Seis, Tunjaque y la Junia, a sus órdenes sumercé.

Noticias