x

Diligencie el siguiente formulario para suscribirse a nuestro boletín de noticias.

 

Saludo de bienvenida

Queridos aspirantes y candidatos al diaconado permanente 2018

Reciban un saludo fraterno al inicio de las labores académicas,pastorales, espirituales de la escuela diaconal en este año que por la providencia de Dios estamos iniciando.

Dios le ha dado a cada uno de ustedes la vocación primera bautismal a la santidad, y en esa vocación les ha llenado de gracia santificante para realizar un proyecto de vida como creyentes y como cristianos.
Además han asumido en su proyecto humano y cristiano de realización a
lo largo de los años, la gracias del sacramento del matrimonio que
llena de alegría el acompañamiento mutuo de esposos y padres.
Ahora unos llegan a la escuela por primera vez a iniciar el proceso de
formación al ministerio del diaconado, llenos de ilusiones,esperanzas, sueño para alcanzar por la imposición de las manos del obispo la configuración eterna de ser siervos a la manera de Cristo.
Hoy les recibimos en la escuela a todos nuevos y antiguos a continuar esta formación con responsabilidad y en compañía de sus esposas, ellas también tienen una llamada de Dios a la Asociación de Fieles Laicas FEBE, que se consagraran a perpetuidad como laicas miembros de la asociación que sigue el camino de consagrarse a María la Madre de Dios y ser apoyo permanente en el ministerio de su esposo, con la
evangelización y misión continua anunciando el evangelio.
Los Hombres se consagran a un ministerio ordenado por la imposición de las manos del Obispo, y ellas con su director de la asociación se consagran con promesa laical de amar y se servir como María la Madre Jesús.
Bienvenidos, el equipo de formadores los recibimos y queremos ser
instrumentos de gracia y bendición para quienes llamados por Dios, se colocan bajo la acción del maestro espiritual, el Espíritu Santo, y responder con generosidad, y transparencia a la formación en los
próximos años.
Esposas e hijos bienvenidos, la escuela es la familia ampliada de cada
uno de ustedes, aquí será su segundo hogar familiar, serán siempre
participe de la formación personal y familiar para que comprenden a la
luz del misterio de la fe, lo que implica tener un esposo, y padre
vocacionado al servicio en la Iglesia.

Mons. Alberto Ojalvo Prieto.

Noticias