x

Diligencie el siguiente formulario para suscribirse a nuestro boletín de noticias.

 

Un héroe ejemplar

20140209 - Un heroe ejemplar - foto 1 Muy pocas veces, tiene uno la oportunidad de conocer, abrazar y aún, cargar en brazos a un héroe, a un ser humano de carne y hueso, de aquellos que no les importa dar hasta su propia vida si es necesario, con tal de hacer el bien a quien sea; de aquellos que ya casi no existen, y si existen, casi nadie los conoce, y más loable aún, si se tiene en cuenta que este pequeño héroe solo tiene cinco años de edad. El pasado domingo 8 de febrero, en nuestra visita a la vereda “la hoya”, situada a una hora por carretera, del municipio de la Calera (Cerca a Bogotá); durante nuestra misión pastoral, y enviados por el Padre Hector Arbelaez, conocimos al niño Pablo Andrés Sastoque, un pequeño y menudito campesino que no pasa de un metro de altura, pero con el alma más grande que muchos pequeños arrogantes y con unos redondos y profundos ojos negros que al mirarte se fijan solo en tu alma, y escudriñan lo más profundo de tu corazón, mirada propia de aquellos que poseen grandeza espiritual. El día anterior, su casa quedó totalmente en ruinas, destruida por un tremendo incendio, que consumió todo en cuestión de minutos (las fotos hablan por si solas); al interior de la misma, se encontraban Pablo Andrés, Su abuelita ciega de 80 años de edad y su pequeño perrito; las puertas y ventanas estaban con llave, pues sus padres que habían salido, “por Seguridad” los dejaron encerrados; un corto circuito repentino, generó las llamas que acabaron con la totalidad de lo que se encontraba en su interior, solo se escuchaban los gritos de auxilio de la abuela; el niño Pablo Andrés, nadie se explica como (de no ser con ayuda del cielo), sacó a su abuelita por una pequeña ventana situada a (2) dos metros de altura, y en medio de las llamas regresó y sacó también a su perrito, luego salió Él, y guiando a la anciana ciega y cargando a su perro, caminó por la carretera hasta la escuela de la vereda y allí buscó ayuda de los vecinos. Lo bello y curioso es que ninguno de los (3) tres, tenían ni una sola quemadura, ni siquiera un rasguño. Para los que creemos en la intervención milagrosa de Dios, en casos como este, nos sentimos inundados por una doble alegría; sentir la presencia de Dios y admirar personas excepcionales como el niño Pablo Andrés. Ahora nos corresponde a todos nosotros. “portarnos a la altura” que Dios y este niño se merecen, y hacer sentir nuestra presencia y nuestra ayuda material inmediata, pues esta familia quedó solo con lo que tenían puesto, y necesitan desde un palillo de dientes en adelante, no tienen nada más, pero si tienen buenos y misericordiosos hermanos, nada les ha de faltar. Estoy dispuesto a ir a la vereda, las veces que sea necesario a llevar la ayuda que todos les podamos brindar y conseguir. Ya Dios les sabrá agradecer. Jhon Walter Montoya Sierra (Estudiante 2do. año, Escuela de Diaconado Permanente de Bogotá) Galería fotográfica: 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 220140209 - Un heroe ejemplar - foto 1 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 21 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 20 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 19 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 18 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 3 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 17 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 16 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 15 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 14 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 13 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 12 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 11 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 10 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 9 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 8 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 7 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 6 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 5 20140209 - Un heroe ejemplar - foto 4

Noticias