x

Diligencie el siguiente formulario para suscribirse a nuestro boletín de noticias.

 

XIII Congreso Nacional del Diaconado Permanente

XIII CONGRESO NACIONAL DEL DIACONADO PERMANENTE

CALI 27 AL 30 DE JUNIO DE 2014

Por: DP Juan Carlos Quintero Canal – Diócesis de Soacha

 

Entre el 27 y 30 de junio de 2014, con el acompañamiento del excelentísimo Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, Arzobispo de la Arquidiócesis de Cali; la Conferencia Episcopal de Colombia: Monseñor Elkin Fernando Álvarez, obispo auxiliar de Medellín; el Padre Juan Álvaro Zapata y de la Escuela Diaconal Pablo VI de la Arquidiócesis de Cali, el Padre Raúl Darío Céspedes, los Diáconos Permanentes, Candidatos y Aspirantes de la misma, se desarrolló el XIII Congreso Nacional del Diaconado Permanente, bajo el tema “El Diacono y su familia al servicio de la Sociedad”.

Cerca de 150 diáconos del país, varios de ellos acompañados por sus esposas, participaron de manera activa en el congreso que cada dos años se realiza para revisar, actualizar y compartir en plenaria, temas de actualización e interés para el fortalecimiento y crecimiento del ministerio Diaconal y que en esta oportunidad de manera mas que acertada, se centró en el desempeño ministerial que desde y con la familia deben ejercer los diáconos. Para este fin, el desarrollo del congreso contó con ponencias y espacios de construcción grupal que dieron la mayor fuerza al objetivo del mismo.

El día 27 de junio, durante la Eucaristía de apertura, Monseñor Elkin Fernando Álvarez invitó a que bajo el amparo de María, pudiésemos encontrar en el tiempo de reunión, la luz que desde la familia iluminara nuestro camino de crecimiento Diaconal.

El Padre José Gabriel Mesa (OP), quien de manera recienten desarrolló su formación doctoral en Roma, compartió con el grupo parte de su trabajo investigativo sobre la teología del Diaconado Permanente, con el cual generó al colegio Diaconal un discernimiento sobre el origen, evolución, ejercicio e interiorización del ministerio, llevando a todos los participantes a generar una fuerte conciencia sobre la necesidad de ejercitar con mayor arraigo, la caridad como fuente de la vida ministerial y puerta para las demás dimensiones del diácono.

En un segundo momento, Monseñor Bernardo Álvarez, presidente del comité para el Diaconado Permanente de la Conferencia Episcopal Española, a través de una interesante video conferencia, sembró en los asistentes una invitación a la permanente renovación de la espiritualidad diaconal, basada en el servicio como el camino de crecimiento y fortalecimiento de vida.  A partir de tema, se desarrolló un conversatorio y socialización entre grupos, en donde los temas principales fueron el vivir ministerial y la felicidad que este trae para el ministro, su familia y la comunidad.

El tercer momento del congreso fue asumido por Monseñor Elkin Fernando Álvarez, quien desarrollo una gran ponencia basada en la doble sacramentalidad del Diácono, su testimonio, el enriquecimiento para la Iglesia en el ejercicio de esos dos sacramentos, al ser ambos de servicio y camino de santidad.  En este punto, nos encontramos sin lugar a dudas con el agrupamiento de las anteriores participaciones en el sentido primordial del Diácono y su familia al servicio de la sociedad.

Una cuarta ponencia, a cargo del Padre Felipe Alvarado (Psiscólogo y director del Instituto para la familia Benedicto XVI), colocó a toda la familia Diaconal en un escenario pedagógico de aprendizaje significativo, en el que por medio de algunas escenas dramatizadas de la realidad de muchas familias, se encontró una forma jocosa y a la vez profunda de analizar pequeños grandes aspectos que merecen la atención por parte de los esposos, la pastoral familiar y lo procesos de atención a las familias y parejas.

Al cierre del congreso, previa celebración de la Eucaristía final, la plenaria efectuó la revisión de aspectos varios sobre el Diaconado en Colombia y la realización de los eventos venideros.  Sobre estos aspectos es de resaltar:

• Necesidad de unificar los núcleos de formación en las diferentes escuelas del país.
• Prever un próximo encuentro de los directores de las escuelas del país y los delegados del Diaconado en las diócesis.
• La importancia de crear una plena conciencia por parte de los Diáconos del país para prever su participación en los encuentros nacionales.
• Fortalecer en el Diácono su iniciativa de formación permanente.
• El mayor acercamiento de la familia al desarrollo del ministerio del diácono.
• Reorganización de los encuentros venideros, previa realización del encuentro mencionado.

Durante el desarrollo del congreso, la participación de las diferentes delegaciones en la organización de los actos litúrgicos y los espacios de oración, mostraron la sobriedad y el compromiso de cada una de ellas en dejar en los mismos un mensaje de reflexión, crecimiento e interiorización espiritual de dichos momentos.

Finalmente, el congreso fue un espacio para compartir como hermanos otros momentos de esparcimiento, tales como el partido que la selección Colombia disputó con el seleccionado Uruguayo y una tarde cultural en las instalaciones de la escuela del diaconado permanente Pablo VI de Cali, en los que de manera fraterna y amena, se acrecentó el acercamiento entre todos los participantes.

La invitación a todos los hermanos de ministerio en el País queda abierta y vigente, para que nuestro fortalecimiento espiritual y ministerial siga su curso en las próximas actividades convocadas.  Cali se preparó y cumplió con todas las expectativas, ahora somos nosotros los que debemos proponernos responder al compromiso que desde la Conferencia Episcopal existe para con el Diaconado.

 

20140627_182903     20140627_170030

Noticias